El momento condón

El momento condón es la peor pesadilla de la mujer soltera en celo a punto de ser follada y que lo único que acaba es puteada. Se produce generalmente justo después de una larga mamada, cuando lo que chorrea no son solo las comisuras de los labios. Es necesario que la mujer en cuestión levante la mirada, aparte la boca y decida que el nivel de dureza es exactamente el deseado. Mal. Porque en cuanto consiga encontrar el condón o que el tío se lo de, el nivel estará en un -10%. Y esto solo acaba de empezar.

Llega entonces el primer paso en falso: intentar ponerlo una misma. Pierdes tiempo intentando ser cuidadosa con las uñas, con la muy probable poca iluminación y la viscosidad de los dedos costará encontrar el lado bueno. Ya entonces cuando consigas colocarlo en posición, se acerca el momento crítico de desenrollarlo. Porque el nivel ya está a -30% y eso quiere decir que se va a ladear y no vas a poder deslizarlo fácilmente. Y tú pensando, ¿cómo harán las que lo colocan con la boca? Pues quizás dispongan de una polla de perfección 100% garantizada.

Todo esto si eres una valiente. Si eres una cobarde y se lo pasas a él para que se lo coloque, habrás ganado unos segundos preciosos pero también habrás perdido tu dignidad. Es un poco como admitir que eres una lerda con el látex y eso es muy duro a estas alturas de la vida. Pero bueno, que ya está todo dispuesto a para que empiece lo bueno, te dices interiormente. Y no. Él intenta encontrar la inclinación y agujero indicado y o equivoca el ángulo o la entrada. Mal y él lo sabe. Cuando consigue entrar su polla está a un -50% y tu desesperada porque llevabas un calentón neanderthal que se está convirtiendo en un mosqueo colosal. La notas floja y te jode, porque te lo habías currado con el sudor de tu saliva justo para que no lo estuviera.

Total, que decides tomar la iniciativa porque hace rato que perdiste las maneras aparte de las bragas. Vas y te dispones a ponerte encima. Segundo paso en falso: nos han asegurado que a los hombres les encanta vernos botar encima suyo, lo vemos en todas las porno y es justo la posición en que las strippers lo consiguen todo de los tíos. Pero por una extraña razón que aún no hemos conseguido descifrar, muchos tíos se asustan ante tal despliegue de actitud zorrona y cuando vas por tu tercer bote te das cuenta que la cosa en vez de mejorar ha empeorado, y no en el sentido de la prima de riesgo a 500 sino que en el sentido del porcentaje del que hablábamos. Más claro: polla follable a -80% de la fase inicial.

La dureza del momento condón está en la flacidez que produce. Si alguien tiene consejos para nuestras pobres almas en desgracia que no tienen otra opción que usar condón al menos en 1 año vista (lo que tardas en confiar en un tío y empastillarte para follar), los esperamos como agua de Mayo. ¡Comenten!